Las fábricas de Aurafin ubicadas en Boivia, Perú y República Domicana serían las encargadas de convertir el mineral –extraído de minas de Utah y Nevada- en joyas. Una novedosa página web hace transparente todo el proceso: basta colocar el número de hornada ubicado en un par de aretes nuevos, para que estos inicien el “viaje” desde las minas en el sudoeste estadounidense a las fábricas en el exterior, y de ellas a la tienda de Walmart más cercana.

En tono confesional, Carter dice que la alianza no suponía un cambio de la industria de la joyería de un solo golpe. El bocado del pastel de Walmart es pequeño: tan sólo 2.8 billones de dólares de una industria que mueve globalmente unos 80 billones. Sin embargo, toda vez que la compañía es el vendedor al detalle más grande del mundo, según Carter, se esperaba que el proyecto piloto empujaría a otros en la dirección correcta. “Con su considerable influencia, alcance de mercado y compromiso con la sustentabilidad”, declaró este experto durante el lanzamiento de la nueva línea, “Walmart ha puesto a proveedores adecuados, compañías mineras y socios en la conservación ambiental a trabajar juntos para construir una cadena rastreable de provisión en una escala impresionante.”



Entrada al antiguo lugar de trabajo de José y Mamani. Adentro, el taller no es productivo, solo quedan algunas mesas y sillas.
Noah Friedman-Rudovsky
Entrada al antiguo lugar de trabajo de José y Mamani. Adentro, el taller no es productivo, solo quedan algunas mesas y sillas.
La entrada a la fabrica Aurafin no tiene ninguna señal indicando que es una de las fabricas mas grande de Bolivia.
Noah Friedman-Rudovsky
La entrada a la fabrica Aurafin no tiene ninguna señal indicando que es una de las fabricas mas grande de Bolivia.

Una ventosa mañana de mayo, una vocera de Newmont Minning, Lisa Hoffman, invitó a un paseo público para conocer las operaciones mineras de la compañía del norte de Nevada, que provee de materia prima a Aurafin. Hoffman condujo una vagoneta de la compañía a través de los puntos de revisión hasta Pete Pit, un cráter de media milla de tamaño y de más de 100 metros de profundidad ubicado en Carlin Trend, un trecho de más de 300 kilómetros cuadrados, considerado como una de las zonas auríferas más ricas del mundo.

Las uñas de esmalte dorado de Hofman resplandecen mientras señala al hoyo y afirma con orgullo “150 años atrás no podíamos haber imaginado qué estaríamos haciendo hoy día ni cómo lo estaríamos haciendo. Ahora miren”. Al paso, se ve que éstas no son las peores minas. No hay niños de 12 años amarrados picoteando y tratando de tirar abajo montículos de tres pisos de alto, sin otra cosa que las sogas de las que cuelgan precariamente. Las minas de Newmont no sólo se adhieren a los estándares del gobierno, según Hoffman, sino que ponen el listón más alto al seguir voluntariamente códigos ambientales. Pero aún así, eso está lejos de ser responsable, dicen los observadores más acuciosos de la industria, mientras indican a los consumidores que llamar esto minería responsable es una tergiversación a propósito.

“No hay evidencia de que las minas de Utah y Nevada que proveen de oro a “Love, Earth” son algo menos destructivas que otras minas alrededor del mundo”, se lee en una carta enviada en 2008 a los socios de la línea de joyería por Global Response, un grupo de derechos de los indígenas ubicado en Boulder, Colorado, que fue el primero en tomar acciones públicas en contra del posible “volteo verde” de “Love, Earth” (la organización es actualmente conocida como Cultural Survival).

Tras eso, grupos dedicados a los derechos indígenas así como al medio ambiente presentaron muchas denuncias. Los activistas enfatizan que las regulaciones gubernamentales, particularmente en Nevada, son notoriamente vagas, por lo que una proclamada adherencia a ellas muy difícilmente podría considerarse como un cumplimiento. Por ejemplo, los estándares de “Love, Earth” para el uso de mercurio cumple con las estipulaciones federales, pero de acuerdo a científicos, permite “inaceptables cantidades” de vertido de la peligrosa sustancia. Las minas también dependen de un controvertido proceso llamado “método de livixiación en pilas de cianuro” el cual puede resultar en una de las sustancias más tóxicas del planeta que entre en contacto con reservorios de agua. Ciertamente, el proceso es tan problemático que ha sido prohibido en Montana, en tanto que la Unión Europea viene considerando una prohibición parecida. “Love, Earth” se jacta de que sus minas voluntariamente han suscrito el Código Internacional de Uso de Cianuro, pero de acuerdo al Dr. Robert Moran, un hidrogeólogo y geoquímico cuyos clientes incluyen a la industria minera por más de 40 años, “eso hace poca diferencia”.

“No hay una ejecución real”, dice Moran. “El código fue escrito por la industria y permite el vertido de aguas que pueden ser letales para organismos acuáticos. También falla al medir el cianuro o sustancias relativas que suelen presentarse en zonas mineras”. Por otra parte, el propio proceso de monitoreo del código se ha mostrado harto problemático. Las autoridades de Ghana recientemente multaron a Newmont por 4.9 millones de dólares, por fallar en prevenir así como reportar e investigar adecuadamente un derrame de cianuro el año 2009.

« Previous Page
 |
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
All
 
Next Page »
 
My Voice Nation Help
0 comments
 
Loading...